loader image

Aquellos maravillosos 90’s

En mitad de una vorágine cultural caracterizada por la vuelta a la moda de los 90’s, existen personas que la odian a muerte o que la adoran por encima de todas las cosas. El retorno de los pantalones de campana, el tiro bajo, el tul, los vestidos con zapatillas y las botas militares, tops con ombligo al aire y algún que otra pinza sujetando el flequillo nos ha devuelto a aquella época en la que todo era superficial y estético. Pero, ¿cómo ha influenciado la literatura en todo esto? Pues hoy, en cosas culturales y literarias que descubrir por primera vez (o tal vez no): la influencia de la literatura en la moda de los años 90. ¡Let’s go!

Para empezar, diremos que los años 90 fueron una época de efervescencia cultural, donde la literatura y la moda se entrelazaron de maneras fascinantes. En este post, exploraremos cómo los elementos literarios de la década, desde novelas icónicas hasta movimientos poéticos, dejaron su marca intacta en el mundo de la moda, influyendo en estilos y actitudes que definieron la estética de toda una generación.

La estética Grunge y el legado de Kurt Cobain

¿Tú también eres de las que ama las botas militares con outfit’s negros? El estilo desaliñado, desgastado y anti-establishment viene en gran parte liderado por la estética grunge en la música, reflejado en bandas como Nirvana. Este estilo se inspiró en la literatura, en obras como «Menos que Cero» de Bret Easton Ellis o «El Guardián entre el Centeno» de J.D. Salinger.

¿Cómo influye? pues principalmente en la percepción romántica y desencantada reflejada a través de la moda grunge. Este género literario hablaba principalmente de la alienación (el sentido de pertenecer a un sistema y no a uno mismo) la miseria humana, la contemporaneidad y la modernidad tecnológica que nos lleva a formar parte de un sistema donde somos más bien ovejas encarriladas hacia un lugar concreto.

Esta moda es bien reflejada por actrices como las hermanas Olsen, Taylor Momsen (actriz que interpreta el papel de Jenny Humprhey en Gossip Girl y cantante del grupo «The Pretty Reckless») o la instragramer Lua (@luanna).

La revolución de la novela Chick-Lit

Los años 90 también fueron testigos de la popularización de la «chick-lit» o literatura femenina, con autoras como Helen Fielding («El Diario de Bridget Jones») y Candace Bushnell («Sexo en Nueva York»). Estas obras influyeron en la moda al destacar la importancia del estilo individual y la emancipación femenina. El vestuario elegante y audaz de los personajes literarios se convirtió en una inspiración para la moda urbana de la época.

La chick-lit es una literatura cercana al tipo de la novela romántica, el término fue concebido por Cris Mazza y Jeffrey DeShell cuando titularon irónicamente su obra como «Chick-Lit: Ficción Postfeminista» en 1995. Este subgénero se acabó definiendo como un tipo de post-feminismo, en la que se mostraba la extensa gama de experiencias que atravesaba una mujer actual en el mundo moderno. La ambientación destaca principalmente en ciudades urbanas como Nueva York o Londres.

Este estilo lo podemos ver muy bien en las protagonistas de «Sexo en Nueva York», sobre todo en la mítica Carrie Bradshaw, interpretada por la actriz Sarah Jessica Parker.

Citada anteriormente, la protagonista del Diario de Bridget Jones (Renée Zallweger) nos enseñó que el pijama puede ser el mejor de los outfit’s.

También amamos el estilo de Anna Scott (interpretado por la mitiquísima Julia Roberts).

O el de nuestra querida Rachel Green (Jennifer Aniston) en Friends, que en ocasiones también apunta por una moda minimalista, la cual vamos a ver en el siguiente apartado.

El minimalismo y la Prosa Depurada

El movimiento literario minimalista, con escritores como Raymond Carver y Don DeLillo, influyó en la estética de la moda al fomentar líneas limpias, colores neutros y una elegancia sutil. Esta conexión entre la prosa depurada y la simplicidad en el vestir se manifestó en la popularidad de los conjuntos minimalistas y la búsqueda de la sofisticación sin adornos.

Esta moda se caracteriza por ser el denominado «armario cápsula» o «fonde de armario». Son aquellas prendas de tonos neutros, sin estampados, colores lisos y cortes básicos que nos sirven para prácticamente cualquier outfit que queramos construir (sea del estilo que sea) y en cualquier época del año.

El Renacer de la Ciencia Ficción

La literatura de ciencia ficción también experimentó un renacimiento en los años 90 con autores como William Gibson y Neal Stephenson, quienes exploraron el impacto de la tecnología en la sociedad. Esta tendencia influyó en la moda mediante la incorporación de elementos futuristas, tejidos metálicos y cortes vanguardistas que reflejaban la creciente obsesión con la era digital.

El conocido ciberpunk o incluso el steampunk y la estética que los rodea serían los ejemplos por excelencia.

Y como curiosidad, os dejo este vídeo de una tienda cyberpunk en la que entré en mi viaje a Londres (se encuentra en Camden Town). Me sorprendió mucho, aunque no sea yo muy fan de esta estética y de este género.

La Poesía Urbana y el Streetwear

Algo que también se lleva actualmente es la moda callejera o urbana, caracterizada por las prendas anchas, las deportivas, moños o coletas repeinadas y trenzas, muchas trenzas (de boxeadora, de espiga, trencitas en el flequillo, alrededor del pelo, etc.). Estamos hablando de la moda Streetwear.

Este estilo viene influenciado en gran medida por la cultura que se originó a su alrededor. Estamos hablando de la poesía urbana representada por Charles Bukowski, el arte urbano, el contexto de ciudades grandes como Nueva York, Londres o Berlín, la música urbana o el hip-hop. Todo esto fue el gran detonante para la creación de este estilo, que actualmente es tendencia y que va más allá de ser una simple forma de vestir, pues forma parte de una cultura con sus propias reglas y sus propias formas de vivir y experimentar la calle.

Conclusión

La moda es una forma de comunicarnos con nuestro entorno e incluso con nosotras mismas, un método eficaz para reflejar quiénes somos y qué queremos ser. Para mí, la moda forma parte de mi personalidad y el cómo me visto define, en gran medida, qué me gusta y cómo quiero que me vean los demás. Pero esa forma de relacionarme con el mundo, no sólo se queda en cómo me visto, va más allá y se entrelaza con qué leo, qué series veo, qué películas me gustan, cuáles no, cómo actúo ante el mundo, intentando que siempre sea en consonancia con cómo pienso (aunque no somos robots ni somos perfectas, a veces no podemos hacer más).

Así pues, cerramos ya este post dedicado a una época de lo más variopinta y singular. Y para hacerlo, diremos que en la intersección entre la literatura y la moda de los años 90, se tejieron narrativas y estilos que capturaron la esencia misma de una generación. Desde la rebeldía grunge hasta la elegancia minimalista, la moda de esta década fue un lienzo en el que las palabras de novelas y poesías dejaron su huella, creando una sinfonía cultural única que sigue resonando en el panorama de la moda contemporánea.

Más del autor

Publicaciones relacionadas

¿Qué te gustaría ver en los posts?

¡Cuéntanos!

Últimas publicaciones

¿Qué pasa con la Música en los Goya y otros premios?

¡Muy buenas a todos! Bienvenidos de vuelta una vez más, aquí estamos, y aquí nos adentramos en la sección de música. Hoy vamos a...

Adiós a los enanos de Velázquez en el Museo del Prado

¡Buenas tardes artistas!Hoy os vengo a hablar de un tema que ha salido en varios medios en las últimas semanas. Como veis en el...

Fracasar en pleno siglo XXI es triunfar

¿Abrazar el fracaso es ahora el nuevo punto de partida para comenzar una nueva senda? Cuantas veces hemos escuchado la frase “persigue tus sueños...

¿Quieres estar al tanto de nuevas publicaciones?

Se el primero en enterarte de nuevas publicaciones, reviews, noticias y mucho más.