loader image

El Sonido, y ahora espacial

¡Saludos!

Hoy tenemos nuevos temas que tratar, y es que esta sección se va a ampliar para cubrir temas que a alguno le resultarán más interesantes, como es el sonido.

Y cuando digo sonido hablamos de todo el mercado y la gran expansión que hay alrededor de éste, como las tecnologías que se usan actualmente, curiosidades históricas, dispositivos revolucionarios y otros que no lo fueron tanto, y muchas más cosas.

BUENO… ¿Pero de qué me hablas?

Pues hoy vamos a hablar del sonido, y más concretamente del sonido en el cine y en casa.

¿A quién no le gusta disfrutar de una buena película? Estoy seguro de que estáis disfrutando la sección de Cine gracias a nuestro compañero Adrián, y como seguramente coincidirá conmigo, en el cine hay varias cosas importantes, pero a destacar se encuentran la imagen, y la otra igual de importante, el sonido.

En este caso no solo hablo del sonido como la música en sí, una buena banda sonora y los efectos sonoros que se añaden a la película pueden hacer de esta una muy buena película o una…muy mala película por desgracia.

En este caso hablamos de cómo se compone el sonido, las técnicas que se utilizan para que sea tan disfrutable sin que la mayoría sepamos que es lo que está ocurriendo.

¡Vamos a ello!

Un poquito de historia …

En su nacimiento, el cine fue propuesto como un arte mudo, y pasaron 30 años hasta que esto cambió. Por supuesto, frente al cambio siempre ha habido varios bandos y esto no fue distinto con la llegada del sonido al cine.

El sonido llegó al cine en 1900, pero no fue hasta 1927 que se afianzó y las tecnologías permitieron que fuera ofrecido de manera comercial de cara al público.

El grupo que defendía el cine mudo aseguraba que éste permitía una libertad creativa completa a los cineastas, y que la integración del sonido convertiría la edición en postproducción en la base del cine….y no se equivocaron mucho, pero esto nos ha traído grandes obras a día de hoy.

En 1920, Lee de Forest inventó el primer dispositivo que permitía que la música y el sonido fueran grabados en la misma película que la imagen, el llamado phonofilm o cinefón.

Había complicaciones para que la gente detrás y delante de las cámaras se adaptase a permanecer en silencio o usar los dispositivos de grabación de la época…y por si fuera poco, empezó a haber problemas, dado que al empezarse a dar el cine hablado… empezó a haber disputas porque no todo el mundo era capaz de entender los diálogos.

Esto estuvo a punto de comprometer económicamente a la industria del cine, pero la Warner Bros adquirió el invento y mantuvo la inversión hasta salir del paso, cosa que salió bien.

Tras la primera película sonora de 1927, el cine mudo quedó relegado y fuera del cuadro, y los partidarios remanentes de este antiguo arte tuvieron que adaptarse y sumarse a la nueva corriente, entre ellos Charles Chaplin, que aguantó hasta 1940 sin entrar en una producción sonora, para lanzar su primera película hablada, «El Gran Dictador»

¡Hagamos un pequeño salto!

La tecnología en la actualidad

Todos hemos oído escuchar de Dolby y puede que DTS, y seguramente os sonarán de oídas los términos «Envolvente», «Surround», «Stereo», «5.1», «Atmos»

Pues bien, Dolby es una compañía especializada en el desarrollo de tecnologías para mejorar la calidad de audio fundada en 1965, y actualmente sus servicios y productos están disponibles en 90 países.

La primera tecnología que esta empresa desarrolló fue el reductor de sonido de fondo, «La Naranja Mecánica» fue la primera película en usar esta tecnología y la película «Star Wars» (sí, la original :D) fue la primera en usar la tecnología Dolby Stereo.

Podríamos decir que desde 1977, casi todas las películas que han recibido un óscar en la categoría de sonido llevan la tecnología de Dolby.

Pero lo que nos interesa especialmente es este término que tanto se escucha, «Atmos». Esta tecnología surgió en 2012, y tan solo estaba disponible en 25 cines del mundo. Actualmente superan las 5.000 salas.

Y por suerte, esta tecnología ya es disfrutable en casa, incluso en dispositivos móviles, aunque su efecto no es tan destacable.

¿Cómo funciona esto?

Bueno, para que el sonido cause efecto y sea atractivo se han ido desarrollando muchas tecnologías a lo largo de los años y algunas han sido muy destacadas, como el Stereo, tecnología que nos permitía diferenciar sonidos provenientes de dos canales, o Surround, el llamado sonido envolvente.

Esto no es nada más y nada menos que una serie de altavoces distribuidos por tu salón y conectados a un receptor, el cual se encarga de alimentar eléctricamente los altavoces y de transmitir la señal de sonido desde el dispositivo reproductor, que puede ser una TV, un reproductor de DVD o Bluray, etc.

Las disposiciones más comunes son 5.1 o 7.1

(Aunque puede haber más como 9.1, 11.1, etc.), donde el 5 corresponde al número de altavoces que tienes en la sala, es decir, 3 delanteros (izquierdo, central y derecho), y dos traseros haciendo el efecto envolvente.

El .1 corresponde al subwoofer, el altavoz dedicado a los graves profundos y las subfrecuencias que hacen que tiemble el suelo, o te vibre el pecho durante la película si tienes el volumen muy alto.

Para las configuraciones de 7.1, 9.1 o superiores, lo único que se hace es añadir altavoces intermediarios entre los traseros y los delanteros, rodeando la zona de escucha o donde la persona está sentada.

Entonces, ¿puedo escuchar yo «Atmos» con eso? ¿Qué es «Atmos»?

No, no es posible con esas configuraciones, ya que el sistema envolvente tradicional sitúa los altavoces de forma terrestre a la altura de la cabeza.

Con Atmos se añade una tridimensionalidad al sonido, lo que hace que los objetos que ves en pantalla, sean objetos sonoros que deambulan por el espacio de la sala.

Para conseguir este efecto es necesario añadir una variable más a la configuración de audio envolvemente, los altavoces de altura, colocados generalmente en la parte muy superior de la pared, o en el mismo techo.

Gracias a esta adición de altavoces, los sonidos no solo viajan en horizontal sino también lo hacen en vertical.

Las configuraciones por lo tanto cambian de acuerdo a esto, los 5.1 pasan a ser 5.1.2, donde el dos son los altavoces que tienes colocados en el techo,

o quizá un 7.1.4,

o 7.2.4, porque también puedes añadir un subwoofer adicional si quieres más potencia en los efectos graves y que se inunde la sala con el sonido.

¡Menuda locura!

Desde luego, pero es una buena experiencia para disfrutar.

Donde la realidad supera a la imaginación es dentro de una sala de cine.

¿Os gustaría saber como funciona una sala de cine? ¿Cuántos altavoces pueden llegar a ponerse en una sala? ¿Qué tecnologías de sonido espacial podemos encontrar en el cine?

Estas y muchas preguntas más nos esperan en un próximo capítulo.

Dejadnos saber en las redes sociales y los comentarios si os interesa este tema.

¡Nos vemos en la siguiente historia!

Más del autor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Publicaciones relacionadas

¿Qué te gustaría ver en los posts?

¡Cuéntanos!

Últimas publicaciones

Con amor, Vincent

¡Buenas tardes artistas! Este mes de julio se ha cumplido el aniversario de la muerte de Vincent Van Gogh, concretamente el 28 de julio de...

Compañerismo y Asociaciones. Más fuerza entre todos.

Llevamos años luchando por cambiar ciertos conceptos hasta ahora preconcebidos que rebajaban el arte hasta las cotas del desinterés. Años intentando rehacer los valores...

El lado malo de la fotografía con móvil

¡Muy buenas gentecilla! Acabamos el mes y la temporada de nuestra revista continuando el tema de la fotografía con móvil, esta vez hablando de la...

¿Quieres estar al tanto de nuevas publicaciones?

Se el primero en enterarte de nuevas publicaciones, reviews, noticias y mucho más.

Perdona (∩º-º)⊃━☆゚.*・。゚ No se puede copiar el contenido de la página